ABRAE > Parques Nacionales > Waraira Repano (El Ávila)



Waraira Repano (El Ávila)


Banco Audiovisual
Informacíon General

Nombre: Waraira Repano (El Ávila)
Siglas: PN-18
Descripción General:

El Parque Nacional Waraira Repano (El Ávila) está localizado en el tramo central de la cordillera de la Costa. Comprende un área montañosa abrupta que se interpone entre las costas del Litoral Central y los valles de Caracas, Guatire, Guarenas y parte de la llanura de Barlovento. Se crea con la finalidad de preservar los bosques adyacentes a la Zona Metropolitana de Caracas, los cuales actúan como agentes moderadores de la contaminación ambiental y como áreas para el desarrollo de actividades turísticas, educativas y recreativas. Al parque se le puede acceder por La Guaira, a través del camino de los españoles o camino real y por Caracas, mediante vías asfaltadas, caminerías o teleférico. En el sector oeste de la vertiente sur existen edificaciones coloniales que se construyeron en los puntos de defensa a lo largo del Camino Real, vía que comunicaba a Caracas con el puerto de La Guaira, actualmente en restauración. También se encuentran edificaciones militares de la época colonial, tales como: el fortín San Joaquín de la Cumbre, Castillo Negro, La Atalaya, Castillo Blanco y el fortín El Salto, así como la hacienda Corozal donde se producía café. A su vez, cuenta con numerosos lugares para realizar excursionismo. El parque tiene condiciones y situaciones muy especiales, ya que casi todo su perímetro limita con áreas urbanas, lo que genera serios problemas de conservación del medio natural. A pesar de ello, ha sido posible mantener gran parte de su superficie fuera del crecimiento urbanístico de la ciudad, destacándose que el límite urbano de Caracas se realizó acatando los linderos fijados en el decreto de creación del parque. En su interior se asientan algunos pequeños caseríos cuyos habitantes viven de una agricultura de tipo tradicional (conucos) y algunos asentamientos de cultivadores de flores, hortalizas y frutos menores. Sin embargo, tales actividades están limitadas. El Estado venezolano cambió el nombre del Parque Nacional El Ávila a Parque Nacional Waraira Repano, con la finalidad de honrar la herencia histórica, ya que este fue el nombre otorgado a esta serranía por los primeros habitantes aborígenes del valle de Caracas.


Fecha de Creación: 18 de diciembre de 1958
Documento de Creación:
Decreto Nº 1.215 - Reforma Parcial de los Decretos Nº 473 y 114
Decreto Nº 473 - Creación del Parque Nacional El Ávila
Decreto Nº 114 - Ampliación del Parque Nacional El Ávila.
Decreto Nº 7.388 - Cambio de nombre de Parque Nacional El Ávila a Parque Nacional Waraira Repano.
Objetivo de Creación:

Proteger y conservar la serranía de El Ávila, la cual conforma una zona boscosa que circunda la capital del país y actúa como agente moderador de la contaminación ambiental y provee de áreas de recreación y esparcimiento para los habitantes de la ciudad de Caracas.


Plan de Ordenamiento y reglamento de Uso:
Decreto N° 2.334
Organismo de Adscripcion:
Instituto Nacional de Parques - Miranda
Ubicación Biorregional:
Biorregión cordillera de la Costa

Caracteristicas

Superfície: 81.900
Altitud: 120 - 2765
Clima:

Tanto la altitud, como la exposición del relieve introducen fuertes modificaciones al clima de zona tropical que por su latitud debería corresponderle a este espacio territorial. De manera muy general, el clima es tropical lluvioso y templado de altura tropical. El elemento más resaltante desde el punto de vista climático, lo constituye la temperatura, la cual varía de 27º C (promedio a nivel del mar) hasta los 5º C en el Pico Naiguatá, con una temperatura media anual de 21 ºC. La precipitación es de carácter orográfico con una intensidad mayor en la vertiente norte que en la sur, producto del choque de los vientos alisios con la cordillera. La precipitación media anual varía entre 600 - 1400 mm.


Ecosistemas:

La vegetación es principalmente boscosa y se distribuye en función de la altura. Se observan ecosistemas de sabanas, selvas de galería, selvas tropófilas, bosque xerofítico, bosques nublados y subpáramos.


Geología:

Es resultante de un largo proceso tectónico de ascenso orográfico a partir del hundimiento de la placa del Caribe y el levantamiento de la placa continental sudamericana durante el período Cretáceo, hace unos 85 millones de años; pero que tuvo su máxima intensidad en el Paleóceno, 65 millones de años atrás; e igualmente en el Neógeno con una antigüedad de 5 a 6 millones de años. Las dos grandes asociaciones litológicas del macizo del Waraira Repano están conformadas por rocas de diferente grado de metamorfismo. Las de la asociación metamórfica Ávila, preponderante en el flanco sur, integrada principalmente por gneises de ojos (augenesis) de composición granítica y mármoles de la formación Peña de Mora; y la asociación metamórfica La Costa, preponderante en el flanco norte, integrada sobre todo por metaconglomerados, esquistos, filitas por debajo de esquistos y filitas de cuarzo moscovíticos de la formación Las Brisas. Por su parte, los mecanismos tectónicos formadores de la sierra del Ávila han producido en su larga historia de funcionamiento importantes y diversos sistemas de fallas geológicas, tanto longitudinales como transversales.


Geomorfología:

Predomina un paisaje de montaña con fuertes pendientes, se distinguen a su vez, paisajes de: valle, planicie costera, colina y piedemonte. Dentro, del paisaje de montaña se pueden observar las siguientes unidades geomorfológicas: cima, lomas y colinas, cordón litoral, fondo de valles, grupo de formas de acumulación, ladera o vertientes, llanura costera, plano inclinado, terrazas y viga. Se distingue por presentar tres conjuntos fisiográficos: 1) una fila montañosa maestra que jalona el relieve de oeste a este, al lado de filas secundarias dispuestas en la misma dirección; 2) el frente montañoso del norte que da hacia el litoral central caribe y 3) el frente montañoso del sur que da hacia los valles longitudinales de Caracas, Guarenas, Guatire y Araira.


Hidrografía:

El importante volumen de agua superficial que se genera en el parque drena a una sola cuenca de recepción: la del mar Caribe, a través de una densa red de cursos que desembocan directamente en el Litoral Central, en lo que corresponde a la vertiente norte e indirectamente, sobre todo por intermedio del río Tuy, en lo que corresponde a la vertiente sur. En ambos casos la red hidrográfica es muy densa, compuesta por abundante número de ríos, riachuelos y quebradas que forman numerosas subcuencas y microcuencas. En rasgos generales, la red se caracteriza por tener cursos de agua cortos, de cauces muy profundos, frecuentemente paralelos entre sí y marcadamente rectilíneos. Entre los principales cursos de agua que destacan en la vertiente norte se encuentran de oeste a este: el río Tacagua, río Piedra Azul, quebrada Osorio, quebrada La Cueva, río Camurí Chico, río San Julián, quebrada Uria, río Naiguatá, río Camurí Grande y quebrada Anare. Entre los cursos de agua más importantes nacidos y formados en la vertiente sur del parque tenemos: quebrada Chacaito, quebrada Quintero, quebrada Tócome, quebrada Sebucán, quebrada Catuche y río Araira.


Especies Representativas

Además de abundante, la fauna es muy variada. Entre los mamíferos se ha reportado la presencia de 95 especies, siendo representativos: el rabipelado, el jaguar, el venado matacán,  el zorro, el cachicamo, el cunaguaro, la lapa, la ardilla, el picure y el puercoespín. Algunas especies tales como: el mono araña (Ateles hybridus), la comadreja lanuda (Caluromys philander), el murciélago longirostro (Anoura latidens), el murciélago de ventosa (Thyroptera discifera) y el conejo montañero (Sylvilagus brasiliensis), se encuentran actualmente en estado críticamente amenazado dentro del parque. Los reptiles, al igual que los mamíferos abundan, observándose ofidios venenosos como: la tigra mariposa (Bothrops venezuelensis), la guayacán (Bothrops colombiensis), mapanare o viejita (Bothrops medusa) y la cascabel (Crotalus durissus); y ofidios no venenosos como la lora (Leptophis ahaetulla) y la cazadora (Drymarchon corais). La riqueza de la avifauna está representada por más de 500 especies, lo que representa el 36% de la avifauna venezolana. Entre las aves se encuentran nueve especies endémicas de Venezuela: colibrí pechiazul (Sternoclyta cyanopectus), el güitío (Synallaxis castanea), tico-tico goteado (Syndactyla guttulata), ponchito pechiescamado (Grallaricula loricata), tapaculo de Caracas (Scytalopus caracae), granicera hermosa (Pipreola formosa), atrapamoscas barbiblanco (Phelpsia inornata), atrapamoscas cerdoso venezolano (Pogonotriccus venezuelanus) y la tángara mejillas rufas (Tangara rufigenis). Sin embargo, resta aún bastante por conocer sobre esta materia, particularmente en el sector oriental.
A su vez se han registrado más de 1.800 especies vegetales, algunas de ellas endémicas de la cordillera de la Costa como: los arbustos resinosos (Verbesina laevifolia), el cafecillo (Palicourea pittieri), el clavo morado (Monochaetum humboldtianum), el romerillo (Arcytophilum nitidum) y el niño (Gyranthera caribensis). Las especies vegetales más abundantes de la zona de sub-páramo son el arbusto incienso (Libanothamus neriifolius), las gramíneas carrizo (Arthrostylidium subpectuinatum) y el bambucillo (Chusquea sp.). Al menos 17 especies de plantas son endémicas del parque, entre las cuales están: Achyrocline flavida, la estrella de tierra (Myriostoma coliforme), el licopodio (Lycopodium caracasum) y la herbácea Warreella cyanea. Por otro lado, el parque alberga cerca de 180 especies de orquídeas, entre ellas: Cychnoches chlorochilon, Stanhopea wardii, Schomburgia undulata, Lycaste macrophylla, Oncidium papilio, Brassavola cucullata, y la flor nacional Cattleya mossiae. Algunas especies como Oncidium zebrinum florecen en las zonas más altas del subpáramo avileño y se les encuentra también en los andes venezolanos, colombianos e incluso peruanos. En la ladera sur existen varios parches boscosos de la palma Ceroxylon ceriferum, cuyas hojas son usadas en rituales católicos durante la conmemoración de la semana santa.

Poblaciones

Asentamientos Humanos:

Poblaciones cercanas: Caracas, Guarenas, Guatire, La Guaira y Barlovento.  Dentro del parque se encuentran los poblados de San Isidro de Galipán, San Francisco de Galipán, El Corozal y Hoyo de La Cumbre.


Referencias

Bibliografías:
INPARQUES., 2010, Propuesta de Plan de Ordenamiento y Reglamento de Uso del Parque Nacional Mochima., 72, Convenio PDVSA-INPARQUES.
Amend, S., 1991, Parque Nacional El Ávila., INPARQUES. Caracas, Venezuela.
Fundación La Salle de Ciencias Naturales., 1997, Aspectos ecológicos y biodiversidad de los escenarios naturales del Parque Nacional El Ávila, vertiente sur., Caracas, Venezuela.
Gondelles, R., 1997, Los Parques Nacionales de Venezuela., INCAFO. Madrid.
INPARQUES., 2004, Parques Nacionales de Venezuela. Tomo 1., 65, Fundación Banco Mercantil. Caracas, Venezuela.
INPARQUES., 1999, Parque Nacional El Ávila, debilidades, fortalezas y potencialidades., Caracas, Venezuela.
Jiménez, G., 1988, Aves comunes del Parque Nacional El Ávila., Dirección General Sectorial de Parques Nacionales-INPARQUES. Caracas, Venezuela.
Manara, B., 1988, El Ávila Biografía de una montaña., Monte Ávila Editores. Caracas, Venezuela.
República de Venezuela, 2010, Decreto Nº 7.388 - Cambio de nombre de Parque Nacional El Ávila a Parque Nacional Waraira Repano.,
República de Venezuela, 1991, Decreto Nº 1.215 - Reforma Parcial de los Decretos Nº 473 y 114,
República de Venezuela, 1974, Decreto Nº 114 - Ampliación del Parque Nacional El Ávila.,
República de Venezuela, 1958, Decreto Nº 473 - Creación del Parque Nacional El Ávila,
Steyermark, J. y O. Huber., 1978, Flora del Ávila., Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales. Caracas, Venezuela.




Te invitamos a que inicies tu sesion y asi poder disfrutar de mas opciones Iniciar Sesión





Los contenidos de esta web están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.