Eventos -> V Congreso Venezolano de Diversidad Biológica




V Congreso Venezolano de Diversidad Biológica

Maracaibo
del 26 de julio de 2014 al 26 de julio de 2014

El Ministerio del Poder Popular para el Ambiente y la Universidad Bolivariana de Venezuela convocan al V Congreso Venezolano de Diversidad Biológica a realizarse entre el 21 y el 26 de julio de 2014 en Maracaibo, estado Zulia. Esta quinta edición del congreso será un espacio para el intercambio de saberes y para la construcción de discursos y agendas comunes de luchas por la defensa de la vida.

La madurez del debate alcanzado durante estos cuatro años de encuentros nos conduce al debate impostergable sobre la territorialidad como tema clave en la defensa de la vida. En este sentido, las diversas actividades y debates del V Congreso Venezolano de Diversidad Biológica girarán en torno a las distintas visiones de tierras y territorios, a la desterritorialización producto de la mercantilización de la tierra y el pensamiento y acción colonialista, además debatiremos sobre el papel histórico de las diversas formas de luchas que los pueblos amenazados han venido dando, por la vida y la emancipación. Estos tres ejes serán debatidos desde una perspectiva multicultural, transversalizando la diversidad de visiones, saberes y culturas, incluyendo la urbana, campesina, negra e indígena, así mismo incluiremos en el debate la perspectiva de género, y el análisis desde escalas globales, nacionales y locales.

En este sentido, convocamos a todos los colectivos, organizaciones de base, comuneros, comuneras, luchadores y luchadoras sociales, estudiantes, trabajadores, trabajadoras, académicos, instituciones del estado, mujeres y hombres militantes por la vida, a incorporarse en este espacio a mostrar sus luchas, saberes, experiencias que contribuyan al debate de las tierras y los territorios para la defensa de la vida.



Galería de fotos






Próximo Congreso de Diversidad Biológica apostará por la semilla campesina y será en Carabobo



Después de varias horas de discusiones y aportes, la sala plenaria aprobó la propuesta de los movimientos y colectivos del estado Carabobo de realizar la sexta edición del Congreso de Diversidad Biológica en esa entidad del centro del país, con el firme objetivo de apostar por la semilla campesina para garantizar la soberanía de los pueblos.

Recordemos que en este momento, los distintos movimientos, colectivos, organizaciones y grupos ecosocialistas vienen desarrollando en varias ciudades, un debate constituyente para una nueva Ley de Semillas.

El V Congreso Venezolano de Diversidad Biológica en la Universidad Bolivariana de Venezuela, en Maracaibo, estado Zulia culmina con 2 mil participantes inscritos, 95 conversatorios, 18 foros, 5 videodebates; y más de 30 cursos y talleres.

Asimismo, la sala plenaria aprobó una declaratoria final que señala que nuestro ecosocialismo se construye sobre las tierras y los territorios indígenas, campesinos, afrodescendientes, urbanos y comunales donde hacen vida los pueblos, que son a su vez los espacios donde se defiende la vida.

También, este documento propone la consolidación del Poder Popular y Comunal desde las múltiples perspectivas de la diversidad biológica y sociocultural.

A continuación el texto completo de la Declaratoria Final

DECLARATORIA


V Congreso Venezolano de Diversidad Biológica
Maracaibo, del 21 al 26 de julio de 2014
Universidad Bolivariana de Venezuela

Nosotras y nosotros, en lucha por la defensa de la vida, reunidas y reunidos en el V Congreso Venezolano de Diversidad Biológica, en la Universidad Bolivariana de Venezuela de la ciudad de Maracaibo, estado Zulia, del 21 al 26 de julio, debatimos en torno a la dimensión territorial de esta lucha, como continuación de las experiencias del IV Congreso, en el que nos planteamos la tarea de dibujar nuestro ecosocialismo, con su economía y su política, su ética, su tejido social, su cultura y su visión de la tierra y el territorio. En este V Congreso tenemos la oportunidad de profundizar los contenidos de ese dibujo, con las experiencias reunidas en estos cinco días de debates, intercambios de saberes y prácticas socioproductivas, culturales, formativas e informativas.

En este contexto, asumiendo la diversidad de actores, actoras y luchas, abordamos las distintas visiones de tierras y territorios, presentes en la heterogeneidad de nuestro tejido social; discutimos los problemas y las amenazas históricas de la apropiación geófaga, latifundista y colonial, y la desterritorialización generada por el modelo de desarrollo capitalista occidental que expropia y destruye los espacios materiales y simbólicos para mercantilizar la tierra. Además, debatimos el papel histórico de las diversas formas de luchas emancipatorias que los pueblos han venido dando por la vida y la madre tierra.

Nuestro ecosocialismo se construye sobre las tierras y los territorios indígenas, campesinos, afrodescendientes, urbanos, costeros y comunales, donde hacen vida los pueblos, donde se construye y donde se defiende la soberanía de los pueblos, de la nación y de Nuestramérica. Conscientes del compromiso que exige el momento histórico que vivimos, y con la firme voluntad de consolidar nuestro ecosocialismo, avanzando en la construcción del Poder Popular, el Poder Comunal y el Estado Comunal, desde las múltiples perspectivas de la diversidad biológica y sociocultural

Consideramos:

Que durante la colonia y en la república, los pueblos originarios y afrodescendientes fueron desplazados y despojados de sus tierras ancestrales, y aún con los grandes esfuerzos de la Revolución Bolivariana todavía arrastramos buena parte de esta deuda histórica.

Que el capitalismo, en su hegemonía y su racionalidad mercantilista, en su fase transnacional, necesita la propiedad privada de la tierra y los territorios en sus totalidades para monopolizar la producción de mercancías, impulsar la ampliación de sus mercados y ejercer la dominación, generando con ello el desplazamiento y la pobreza de los pueblos que la habitan.

Que históricamente, los saqueos, el robo, los despojos, los destierros, desplazamientos y la desterritorialización, como sustentos del paradigma dominante, colonial, patriarcal y neoliberal, con la consecuente distribución demográfica desigual, así como la creación y proliferación de latifundios y ciudades super pobladas, ha sido una estrategia del poder económico financiero y especulativo transnacional sustentada en la tecnocracia extractivista terrofágica para generar pobreza y vulnerar la independencia y la soberanía de los pueblos. Que la colonización y la explotación de los pueblos y las tierras han conducido al exterminio de los territorios y de los saberes y las cosmogonías locales, y con ello a la reducción, dominación y extinción de la diversidad biológica, social y cultural.

Que en Nuestramérica venimos desarrollando luchas y disputas históricas antihegemónicas por la construcción del ecosocialismo, de profundas raíces de vinculación armónica con la Madre Tierra, capaz de trascender las formas también históricas de explotación, colonización y racismo generadas por el capitalismo y el patriarcado.

Que estas luchas por la construcción del ecosocialismo debe enfrentar el reto de debatir y resolver la tensión con el modelo económico productivo imperante basado en los planes minero extractivistas y de desarrollo territorial, visibilizada en la contradicción entre el tercer y el quinto objetivo histórico del Plan de la Patria, en los que se contraponen el desarrollismo industrial y la defensa de la vida en el planeta.

Que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, así como el resto de las leyes, contiene elementos estructurales de reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios, garantizando el marco para la construcción de condiciones que permitan el desenvolvimiento pleno de su existencia para el autogobierno y la autodemarcación de sus tierras y territorios.

Que nuestras tierras y territorios, y sus elementos constitutivos, forman un componente prioritario en la seguridad y defensa de la diversidad biológica, societaria, cultural y lingüística contra las amenazas de intereses foráneos y sus aliados internos.

Declaramos:

Que nos solidarizamos con las diversas luchas campesinas, afrodescendientes, originarias, urbanos y desplazados, por el derecho a sus territorios, como garantía de la preservación de la vida y contra las prácticas depredadoras del sistema capitalista; y que es tarea de todas y todos continuar un debate nacional y proponer acciones para la defensa de los pueblos.

Que para nosotras y nosotros las tierras y los territorios son los espacios simbólicos, espirituales y materiales donde construimos nuestras identidades, nuestras memorias históricas colectivas, las tramas afectivas, relacionales, políticas y económicas, nuestras creencias y saberes, desde el arraigo y las experiencias concretas y contextuales. Que reconocemos el territorio, más allá de la tierra y el hábitat --donde las culturas han dejado su huella-- como derecho colectivo fundamental, que permite la existencia y continuidad histórica de los pueblos, sus cosmovisiones y sus propios modos de vida.

Que reconocemos las tierras y territorios de los pueblos campesinos, originarios, afrodescendientes, costeros, urbanos y sus prácticas asociadas al cuidado y empoderamiento de los procesos vitales como base estructurante de nuestra soberanía alimentaria.

Que la sociodiversidad, como diversidad lingüística, cultural, espiritual y corpórea es un factor estructurante del territorio y de la diversidad biológica. El reconocimiento de la interdependencia entre la diversidad biológica y la sociodiversidad nos llevaría a profundizar en las visiones de mundo contrahegemónicas, y a la descolonización de nuestras historias y nuestras identidades.

Que el ejercicio de la soberanía territorial y la defensa de la vida en el ecosocialismo debe fundamentarse en una soberanía nacional y unas relaciones internacionales que no vulneren y se asuman como partes de la diversidad de culturas, saberes, formas de luchas, resistencias e insistencias en el cuidado de la vida; y en una soberanía desde los pueblos que reconoce y no contradice nuestra soberanía nacional.

Que el conocimiento y los saberes son territorios comunitarios, bienes comunes, y que lo generamos desde nuestras prácticas emancipadoras. Pero el conocimiento también es la tierra sobre la que intercambiamos saberes, sobre la que podemos seguir profundizando en la creación de programas de formación libres y liberadores, territorializados y contextualizados, para la acreditación y el reconocimiento comunitario de experiencias y saberes.

Que es tarea de todas y todos fortalecer las experiencias comunicacionales que trasciendan lo mediático y lo instituido, y que nos imponen el reto de profundizar la creación de presentaciones, representaciones y autorrepresentaciones simbólicas comunitarias del territorio para la valoración de la diversidad de cosmovisiones de los pueblos.

Que el perverso papel del modelo del agro negocio industrial, sus paquetes tecnológicos asociados y la semilla transgénica, es también uno de los responsables de los procesos de desterritorialización, pérdida de culturas, identidades, tecnologías campesinas, indígenas y afrodescendientes, y la privatización y expoliación de nuestros patrimonios genéticos y ecológicos, y por ende de la vulneración de nuestra independencia y soberanía agrícola, alimentaria, política y sociocultural.

Que la comuna, y otras formas de convivencia y agregación comunitaria, son la tierra y el territorio del ecosocialismo, con sus distintos significados mágico-religiosos, sus realidades, carencias, necesidades, complejidades, riquezas, oportunidades y posibilidades específicas, donde se está fortaleciendo un modelo político para el manejo y el cuidado de la vida. La comuna como la máxima expresión de la apropiación y construcción colectiva y solidaria de las tierras, como los espacios materiales, y de las territorialidades, como la construcción de los sistemas de relaciones económicas, políticas y socio culturales que ocurren en los territorios, y donde las estructuras que sustentan el egoísmo tenderán a desaparecer.

Que el modelo socioproductivo y sociodiverso de la comuna constituye el territorio para la identificación y recuperación de nuestra biodiversidad históricamente desplazada, y de sus saberes asociados, a través del trabajo colectivo y comunitario para el fortalecimiento de una economía ecosocialista, conuquera, autogestionada e interdependiente. Esto comprendido desde la perspectiva del equilibrio entre el modelo industrial socialista y los procesos locales de producción.

Que las leyes del Poder Popular son la base fundamental para la consolidación del territorio comunal, en tanto constituyen el marco legal para la construcción de políticas públicas orientadas a la apropiación comunitaria del territorio.

Que las formas de aprovechamiento de los elementos de la naturaleza, orientadas hacia la construcción de nuestro ecosocialismo, deben estar en consonancia con el respeto a los derechos de la madre tierra, las culturas que ella alberga y la suprema felicidad, como alternativas al desarrollo capitalista.

Que la ética de nuestro ecosocialismo es la del cuidado de la vida: el reconocimiento y la incorporación de la diversidad funcional, cognitiva, neuronal, la diversidad de género, sexos, sexualidades y formas de organización familiar. El reconocimiento de las abuelas y los abuelos, las y los maestros pueblos, garantes del conocimiento cimarrón y ancestral --medicinal, alimentario y psicosocial-- para la gestación, el nacimiento, el amamantamiento, la crianza y la vida en común unidad, a través de métodos de enseñanza y aprendizaje desarrollados por los mismos pueblos, para evitar las representaciones colonialistas y el desplazamiento de las cosmogonías y los saberes locales.

Que en la lucha por la reapropiación de nuestros territorios de vida campesinos, indígenas afrodescendientes, urbanos y costeros, estamos siendo perseguidos, perseguidas, sicariados y sicariadas por un sobreviviente poder, contrario a los intereses del pueblo, que se resiste a devolver los espacios expoliados para la producción de capitales.

Que la defensa de la vida pasa también por la búsqueda y exigencia de justicia climática, reconociendo que los modos de relación capitalista con la tierra y los territorios, es la causa principal del cambio climático y una expresión de la crisis ambiental mundial, generada por los países hegemónicos del norte. Las consecuencias de este fenómeno --como la afectación de ecosistemas, fuentes de agua potable, nivel del mar, estacionalidad, entre otros-- impactan principalmente a los pueblos más vulnerables, generando la afectación de sus procesos productivos, desplazamientos, pobreza, pérdida de culturas y de formas de vida.

Que es nuestro deber avanzar en contrarrestar la mercantilización de la vida animal que habita nuestras tierras y territorios, amenazada por el sistema capitalista que insiste en su lógica de dominación de la naturaleza.

Que se requiere, entre otros, el estudio y la revisión de la extracción y la explotación de la faja petrolífera del Orinoco y de los minerales estratégicos en Amazonas y Bolívar, y se propone la derogación de las concesiones mineras del carbón en la Sierra de Perijá, en el estado Zulia, en tanto representan una amenaza de las tierras y territorios plenos de diversidad biológica, fuentes de agua y cosmovisiones originarias.

En este sentido, nosotras y nosotros nos mantenemos en lucha, resistencia e insistencia por la defensa de nuestras tierras y nuestros territorios como pueblos hermanos indígenas, campesinos, afrodescendientes, urbanos, pescadores como parte de un mismo camino que nos llevará, a través del debate y la construcción de agendas comunes, a defender colectivamente a la madre tierra para la construcción de nuevas territorialidades que partan desde nuestras propias identidades colectivas.

Maracaibo, 25 de julio de 2014


Temáticas

  • Prácticas y saberes ancestrales en la agricultura
  • Agricultura y desterritorialización
  • Arte, identidad y territorio
  • Protección de semillas de variedades autóctonas de la agrobiodiversidad
  • Luchas contra la mercantilización de la tierra
  • Luchas contra el colonialismo
  • Economía comunal y territorio
  • Educación, identidad y los territorios
  • Género y territorialidad
  • Comunas y territorios
  • Identidad y territorio
  • Minería, petróleo, energía y territorios
  • Mapeo participativo de territorios
  • El agua como territorio
  • Interculturalidad
  • Tierras, territorios y semillas
  • Medios de comunicación y colonialismo
  • Ciudad, barrios y territorio
  • Saberes, ciencias, tecnologías y colonialidad
  • Tecnología y dominación
  • Cultura alimentaria y colonialidad
  • Ética ecosocialista
  • Soberanía
  • Inclusión y justicia social
  • Gestión de la información
  • Conservación de especies amenazadas
  • Conservación de áreas estratégicas
  • Aprovechamiento sustentable de la Diversidad Biológica
  • Prevención, control y erradicación de especies exóticas
  • Control y fiscalización de organismos genéticamente modificados
  • Prevención y manejo del tráfico o comercio ilícito de especies
  • Educación para la conservación
  • Legislación ambiental
  • Gestión para la conservación
  • Gestión y política internacional


Documentos Asociados



Te invitamos a que inicies tu sesion y asi poder disfrutar de mas opciones Iniciar Sesion


Los contenidos de esta web están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.